DSC_0371

Crece la “tensión” en la Red de Espacios Ciudadanos por la tardanza del marco de cesión

Por Carmen M. Gutiérrez
Viernes 12 de febrero del 2016, 08:11h
Los colectivos sociales que ya gestionan o aspiran a gestionar espacios públicos en la ciudad de Madrid se han unido en la Red de Espacios Ciudadanos (REC). En estos colectivos, a la ilusión de impulsar un proceso único de gestión directa de bienes públicos se une la “tensión” por los plazos, que se están alargando sobre las previsiones que realizó el Ayuntamiento de Madrid.

En Madrid existen varias cesiones de espacios municipales a colectivos en los que se han puesto en marcha centros sociales autogestionados. Este verano empezaron a organizarse junto a otras iniciativas que reclaman un espacio desde hace tiempo, como El Patio Maravillas o el Espacio Vecinal de Arganzuela (EVA), y han creado la Red de Espacios Ciudadanos. Desde ese momento, han trabajado junto al Ayuntamiento y también internamente para elaborar una propuesta de marco común de cesión espacios, que ahora tienen los responsables municipales en sus manos. El Consistorio asegura que su propio borrador está siendo estudiado por los servicios jurídicos y la intervención, y que se aproborá próximamente, pero ya va con retraso pues se anunció para noviembre.

Cuando se conozca el texto definitivo los colectivos valorararán si se han recogido sus peticiones, pero “cada día que pasa la tensión por las prisas se hace más profunda”, según aseguran los portavoces de REC. Ahora hay proyectos paralizados y expectación ante el resultado final del proceso. Temen que se “burocratice mucho”.

El pasado 30 de enero se presentó la REC en el Mercado de Frutas de Legazpi, lugar donde se asentará EVA, como se ha comprometido el Ayuntamiento. En esa presentación, en el que participaron otras iniciativas del país, hubo dos intervenciones muy aplaudidas a este respecto. En una se decía que “hay cierta decepción porque el proceso está paralizado” y “la otra apostaba por ser constructivos y pacientes para trabajar en la caída de miedos”, es decir, los dos sentimientos que conviven en REC. Y es que los colectivos son conscientes de que se está proponiendo algo nuevo y que la Administración “no tiene cultura de los bienes comunes”, pese a que el actual Gobierno municipal entiende esta nueva demanda ciudadana, lo que le costó las críticas de parte de la oposición. De hecho, existen pocas referencias previas. Entre ellas, el Marco de Bienes Comunes que ha aprobado y está desarrollando Bolonia, o la existencia de bienes comunales en zonas rurales de España. El objetivo, aclaran, es “abrir los espacios públicos a la ciudad”.

Precisamente para “democratizar” y “regularizar” la cesión de espacios, práctica que ya se ha realizado por parte de las tres Administraciones en la ciudad de Madrid, el Ayuntamiento comenzó a elaborar un marco de cesión de espacios a petición de estos colectivos. Se trata de crear “un puente” entre la Administración y las iniciativas ciudadanas, ya que hasta ahora “todas las cesiones eran únicas y dependían de un contexto político”, explica REC.

En Madrid ha habido cesiones durante los años de Gobierno del PP a colectivos como elCentro Social Seco, el Espacio Vecinal Montamarta o Esta es una Plaza, e incluso se creó una normativa propia para ceder solares para huertos urbanos. Ahora estas iniciativas están en proceso de renovar o negociar ciertas condiciones y también se ha unido El Patio Maravillas, que ha decidido dejar de recurrir a la okupación para que su proyecto tenga más estabilidad, y EVA, que desde la anterior legislatura reclama la cesión del antiguo Mercado de Frutas y Verduras de Legazpi.

A raíz de la presentación del proyecto de EVA, el Ayuntamiento les ha propuesto un espacio mixto que aúna oficinas de la Administración, dotaciones tradicionales y espacios ciudadanos en este edificio protegido. EVA considera la respuesta “muy interesante y valiente”, pero les “quedan muchas preguntas en el aire sobre la distribución de pesos en la gestión y gobernanza de esos espacios” y creen que hay “margen” para mejorar el proyecto. Por su parte, el Patio Maravillas es la única iniciativa de REC que aún no tiene un espacio definido. En un principio, este colectivo que fue desalojado por última vez este verano anunció que sería el edificio de Alberto Aguilera 20, aunque parece que esta idea ha perdido peso.

También se han unido a la red los colectivos Campo de la Cebada y la Muestra de Cine de Lavapiés, así como otros de otras ciudades, con el objetivo que crear una red de colaboración entre estos proyectos. Es el caso de La Casa Invisible de Málaga, que tras okupar negocia una cesión con el Ayuntamiento de la ciudad, del PP. Además, hay otros centros sociales que están interesados en la propuesta y han participado en REC, pero aún no se han pronunciado sobre si solicitarán algún edificio, como en el caso del centro social okupado La Morada o de la Eskalera Karakola, que paga un alquiler simbólico al Ayuntamiento desde hace años. “Hay mucha gente esperando el marco”, indican los portavoces de REC.

La intención del Ayuntamiento es crear un marco de cesión de espacios, cuya gestión sería diferente si el destinatario es una iniciativa ciudadana o una asociación vecinal. Estos espacios municipales se podrán solicitar en las juntas de distrito, después de que el Ayuntamiento realice el inventario de espacios municipales en desuso. “No tenemos mucha esperanza de que el catálogo de edificios sea muy grande”, indica un portavoz de REC. Además, se suma que el Ayuntamiento ha anunciado que quiere utilizar edificios públicos cuando vayan acabando los contrataos de alquiler que tiene en la actualidad. El Ayuntamiento y REC coinciden en no convocar concursos públicospara acceder a uno de estos inmuebles. “Queremos evitar el concurso público porque haría competir a los proyetos. Si hay varios colectivos que quieren un espacio tendrán que cohabitar juntos”, explican.

Propuesta de marco

En el marco elaborado por la Red de Espacios Ciudadanos se contempla que las cesiones tendrán la forma legal de convenios. Se propone la creación de una mesa de seguimiento, formada por miembros del Ayuntamiento y de la REC, para cada cesión, así como una mesa de seguimiento del marco común para permitir la evaluación y mejora del proceso, mediar entre las partes y resolver posibles conflictos que puedan surgir. Las mesas también servirán para tratar la rescisión o propuestas de modificación de los acuerdos, pues no podrán ser unilaterales, según la propuesta ciudadana.

El marco redactado por los colectivos incluye la realización de actividades sociales, culturales, artísticas, políticas o económicas, siempre que no tengan ánimo de lucro más allá de la autofinanciación de los espacios o de colectivos sociales y de la economía social y solidaria. También exigen a las iniciativas participantes compartir los principios de la ecología urbana o el código abierto y trabajar con horizantilidad y apertura. Además, recogen que el Ayuntamiento costee los suministros o los gastos de personal si fuera necesarios, si bien la idea es “la búsqueda de modelos eficientes más que quién tiene que pagar la luz”. “Se pueden realizar intervenciones de un euro por metro cuadrado, mientras que la Administración Pública no sabe gastar menos de 500”, apunta uno de los portavoces poniendo como ejemplo La Tabacalera.

http://www.madridiario.es/430636/red-espacios-ciudadanos-cesion-ayuntamiento-madrid

Otros artículos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *